Nastia

Procedente de Ucrania, estamos ante una de las artistas house y techno más conocidas del antiguo telón de acero. Su sonido oscila entre el techno crepitante y el mínimal más melancólico, sin hacerle ascos a otros sonidos más salvajes como el ghetto funk.

Es todo un torbellino cabina, consiguiendo despertar cualquier emoción musical dormida, así como una creadora de episodios sonoros espontáneos e imprevisibles. Incluso está involucrada en el mundo de la radio con un programa propio en su propio país.

Veremos cómo se las gasta la ucraniana en Aquasella, en lo que será otro debut esperado.